Consejos básicos para pacientes con artrosis

Artrosis

No es la primera vez que hablamos de artrosis. En esta ocasión traemos una serie de consejos prácticos que pueden mejorar mucho la calidad de vida de las personas que tienen este problema. Si es tu caso, o el de algún familiar o amigo, presta atención:

1. Aliméntate de forma sana y equilibrada para evitar el sobrepeso, que hará que tus articulaciones sufran aún más (rodillas, sobre todo).

2. Haz algún tipo de ejercicio físico aeróbico, el que más te guste o se adapte a ti y que no te cause dolor, al menos durante 20 – 40 minutos 3 veces a la semana. Puedes nadar, caminar en llano, bailar, hacer aquagym, tai chi, pilates, yoga, etc, hay muchísimas alternativas, ¡no tienes excusa! Eso sí, en las crisis agudas con dolor intenso descansa unos días.

3. Emplea el calor (aplicado a través de bolsas de agua caliente, manta eléctrica, cojines de semillas o chorro de la ducha) para aliviar el dolor de manera habitual, y frío (mediante bolsas de congelados o hielo triturado envueltos en un paño o toalla) en las crisis agudas con inflamación. Acompañarlo, tanto el calor como el frío, de un masaje local suave potenciará los beneficios.

4. Intenta siempre que tu cuerpo esté en una postura adecuada, no las mantengas durante mucho tiempo y evita aquellas que te provoquen dolor. No permanezcas de pie mucho rato, flexiona las rodillas para agacharte, no te pongas en cuclillas o de rodillas.

5. No sobrecargues las articulaciones ni cargues peso. No camines mucha distancia con bolsas de compra o bolsos muy pesados, utiliza los carritos, el ascensor, las rampas.

6. Duerme sobre un colchón en buen estado (recuerda que hay que cambiarlos cada 10 años como máximo), firme, no demasiado duro ni demasiado blando. Siéntate en sillas y sofás con respaldo alto que mantengan la espalda erguida, el cuello apoyado y no se hundan.

7. Usa zapatos cómodos, sin mucho tacón, con suela gruesa.

8. Infórmate sobre instrumentos que puedan facilitarte la vida y evitar las sobrecargas: plantillas, calzadores, bastones, muletas, andadores, abretarros y abrelatas automáticos, barandillas para cuartos de baño, revestimientos antideslizantes, etc. ¡Te sorprenderá la cantidad de cosas que hay!

9. Recurre a los fármacos analgésicos o antiinflamatorios prescitos por tu médico o a otros tratamientos como infiltraciones, fisioterapia, acupuntura o cirugía cuando sean necesarios y siempre bajo supervisión médica.

10. Ten una actitud positiva. La artrosis es una enfermedad crónica que, con los cuidados adecuados, permite generalmente llevar una vida normal con escasas limitaciones. Desconfía de los remedios milagrosos y ten confianza en tu propia capacidad de mejorar la salud de tus huesos y articulaciones.

images

Esperamos que estos consejos te sean de utilidad y, si aún no padeces artrosis, recuerda que no podemos evitar el componente genético pero sí está en nuestras manos retrasar su aparición y su evolución lo máximo posible. Lo lograremos mediante unos hábitos de vida saludables, una alimentación equilibrada y el ejercicio regular. Así mantendremos nuestro cuerpo en forma, los músculos, ligamentos y articulaciones fuertes y flexibles y protegeremos nuestros huesos.

 

Dra. Raquel Vélez Vázquez (colegiado nº 29/2909119)
Médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria
Especialista en Acupuntura Médica y Medicina Tradicional China
Máster en Acupuntura Tradicional China y Moxibustión por la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla)
Especialista en Acupuntura y Moxibustión por el Tercer Hospital de la Universidad de Ciencias Médicas de Beijing (República Popular China)