Cómo abordamos el sobrepeso


Ya hemos hablado acerca de lo importante que es para nuestra salud evitar el sobrepeso y cómo ayuda la acupuntura a adelgazar. Hoy os contaremos cómo abordamos nosotros este tipo de casos.

Durante la primera consulta, aparte de la historia clínica, los cuestionarios correspondientes sobre alimentación y hábitos, y las mediciones oportunas (tensión arterial, talla, peso, perímetro abdominal…), nos ponemos de acuerdo con el paciente para fijar unos objetivos realistas en un plazo de tiempo razonable, y diseñamos un plan de tratamiento con un programa de seguimiento continuado que se adapte a las necesidades y circunstancias específicas de cada persona.

En lo referente a la dieta indicamos al paciente, desde el mismo momento en que reserva su primera cita, que elabore un registro alimentario o diario de alimentación, que no es otra cosa que anotar TODO lo que come y bebe a lo largo de cada día durante un período variable entre 1 y 2 semanas.

Registro alimentario

Lo ideal es hacerlo en una pequeña agenda que pueda llevar consigo fácilmente, y debería incluir cada alimento, la hora en la que se ingiera, en qué entorno, circunstancias, con quién y el estado de ánimo en ese momento. Así podemos descubrir qué factores se asocian a la ingesta y cómo combatirlos.

Por ejemplo, si el picoteo entre horas coincide con un estado de ánimo aburrido, triste o nervioso, estaría bien, justo al notar que estamos entrando en ese estado anímico, pasar rápidamente a una actividad que cambie la naturaleza de nuestro pensamiento, nos reconforte o nos distraiga en esos momentos y evitemos recurrir a la comida. Si, como sucede muy a menudo, el factor relacionado con la ingesta es el nerviosismo o la preocupación, podemos centrarnos en buscar maneras para controlarlos sin recurrir a la comida.

Este registro alimentario nos proporcionará información muy valiosa a la hora de confeccionar su dieta específica con menús semanales que adaptaremos, en la medida de lo posible, a sus gustos, preferencias, costumbres y enfermedades asociadas si las hay. Esto hará más fácil su cumplimiento. Además el simple hecho de escribir cada alimento o bebida que se ingiere nos hace conscientes de la alimentación real que estamos siguiendo: ¿cuántas veces picoteamos haciendo otra actividad, fuera del horario de comidas, y ni siquiera nos damos cuenta? Y permite que detectemos los errores que cometemos para poder corregirlos.

Habréis escuchado muchas veces aquello de “no sé por qué engordo ¡si yo no como tanto!”. Bueno, a veces, el grado de sobrepeso no se corresponde exactamente con la magnitud de la ingesta. Existen problemas médicos de base que predisponen a ganar peso, las alteraciones tiroideas son un ejemplo frecuente y conocido por gran parte de la población. Determinados medicamentos también son responsables del aumento de peso, tratamientos prolongados con corticoides o antidepresivos, por ejemplo. También hay que tener en cuenta la genética, la edad o el carácter. Multitud de factores actúan sobre el organismo determinando la masa corporal y el porcentaje acumulado en forma de grasa. Pero, en muchas ocasiones, la persona no es realmente consciente de la cantidad de alimentos que ingiere y de la repercusión que esto tiene sobre su peso.

Registro alimentario2

El registro alimentario nos hace ser conscientes de la cantidad real de alimentos que ingerimos, y nos permite descubrir circunstancias o estados anímicos asociados a los que no habíamos prestado atención.

En las consultas sucesivas, además del “examen” periódico ante la báscula, vamos valorando la evolución de nuestros pacientes. Mediante una comunicación fluida y abierta con ellos descubrimos errores o dificultades que encuentran y buscamos alternativas para solucionarlos.

Modificamos los menús si es necesario para facilitar el cumplimiento de la dieta y trabajamos mucho el refuerzo positivo, que tiene un valioso poder en la consecución de los objetivos. También, según las respuestas que vayamos obteniendo con el tratamiento acupuntural, añadimos, eliminamos o sustituimos técnicas buscando siempre los mayores beneficios y probabilidades de éxito.

Nos sentiremos satisfechos si, además de lograr la pérdida de peso fijada como objetivo, conseguimos que hayan aprendido a alimentarse mejor, de manera más sana y hayan adquirido hábitos saludables que sean capaces de mantener en el tiempo.

“No es una dieta, es un estilo de vida”

Hay que advertir que no todos los casos van a ser susceptibles de verse beneficiados con nuestras técnicas. Personas con obesidad mórbida y/o enfermedades asociadas requieren valoración y tratamiento por un endocrino experto en nutrición, y otro tipo de intervenciones invasivas, como el balón intragástrico o la cirugía bariátrica, en determinados casos.

Si nos consulta una persona con esas características, la orientaremos en este sentido hacia el camino que debe seguir.

 

Dra. Raquel Vélez Vázquez (colegiado nº 29/2909119)
Médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria
Especialista en Acupuntura Médica
Máster en Acupuntura Tradicional China y Moxibustión por la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla)
Especialista en Acupuntura y Moxibustión por el Tercer Hospital de la Universidad de Ciencias Médicas de Beijing (República Popular China)