10 preguntas frecuentes de los fumadores

10 preguntas frecuentes de los fumadores

Como todos los años, en los meses de enero / febrero y septiembre / octubre aumenta el número de personas que nos consultan para dejar de fumar. Nos damos cuenta de que aún existen muchas dudas y mitos en torno al tabaco y a dejar de fumar. Vamos a tratar de responder a las 10 preguntas más frecuentes de los fumadores.

Es importante repetir una vez más que la acupuntura por sí sola no tiene el “poder” de hacer que dejes el tabaco. Lo esencial, como contábamos en esta entrada, es que el paciente esté totalmente decidido y dispuesto a comprometerse consigo mismo para dar este crucial paso a favor de su salud.

Dicho esto, la acupuntura puede convertirse en una magnífica aliada para superar los síntomas del síndrome de abstinencia a la nicotina que aparecen en las primeras semanas tras el abandono.

Pero hoy no vamos a hablar de acupuntura sino de las cuestiones que más suelen preocupar a los fumadores con respecto a abandonar el hábito.

 

10 preguntas frecuentes de los fumadores

  1. ¿Por qué tengo que dejar de fumar si me encuentro bien? Porque el tabaco va dañando tu organismo poco a poco de manera silenciosa durante mucho tiempo y, a menudo, cuando se detectan los efectos es demasiado tarde. Dejándolo ganarás en salud y evitarás el riesgo de padecer enfermedades graves. Un 50% de las personas que fuman morirán a consecuencia del tabaco. La mitad de ellas además, lo hará antes de los 69 años.
  2. ¿Y si yo no soy capaz?, ¡no tengo voluntad! Es una excusa muy utilizada pero todo el mundo puede hacerlo. Seguro que en tu vida has conseguido otras cosas que requerían esfuerzo (exámenes, trabajo, proyectos personales, etc). Es hora de hacer memoria.
  3. ¿Merece la pena dejarlo si fumo solo 3 – 4 cigarros al día? ¡Por supuesto! No hay un nivel de consumo seguro. Con solo 1 cigarro al día los riesgos de padecer enfermedades en el futuro ya se disparan. Si fumas poco tienes la ventaja de que te será más fácil dejarlo.
  4. Fumar me tranquiliza y me ayuda a concentrarme, ¿cómo conseguiré esto después? La calma, el placer y el aumento de concentración que siente el fumador con el tabaco se deben a la dependencia generada por la nicotina. Aprenderás a relajarte de otras maneras, igual que lo hacen los no fumadores. En cuanto a la concentración, mejorará cuando pase el síndrome de abstinencia.
  5. ¿Engordaré al dejar de fumar? Se suele engordar 3 o 4 kilos. Solo un 10% de personas se engordan más de 10 kg. Para evitarlo es importante no picar, no sustituir los cigarrillos por alimentos y seguir las recomendaciones de un profesional cualificado. No se aconseja “hacer dieta” mientras se deja de fumar. Es mejor posponerlo para más adelante cuando la abstinencia del tabaco ya esté consolidada. Algunos de los fármacos que se utilizan para dejar de fumar pueden retrasar el aumento de peso mientras se toman. Cuando los síntomas de abstinencia sean menores, te resultará más fácil controlar el peso.
    En cualquier caso los riesgos para la salud de un ligero aumento de peso no son comparables a los de seguir fumando.
  6. ¿Qué pasa si ya lo he intentado varias veces y no lo he logrado? La mayoría de las personas necesitan entre 3 y 5 intentos para conseguirlo. Las recaídas forman parte del proceso de abandono del tabaco y hay que tomarlas como una oportunidad para aprender. Recordando lo que nos llevó a recaer antes, podremos evitar cometer los mismos errores ahora. Y nunca es demasiado tarde para dejarlo, tengas la edad que tengas. Tu estado de salud siempre se verá beneficiado.
  7. ¿Fumar en pipa o puros tiene menos riesgo? Aunque no tragues el humo, al fumar pipas o puros expones tu cavidad oral al humo del tabaco mucho más que los fumadores de cigarrillos, con lo que se incrementa el riesgo de cáncer de boca. Además, los fumadores de cigarrillos que se cambian a los puros suelen mantener su forma habitual de inhalar. Así que no reducen para nada ningún riesgo, más
    bien lo incrementan.
  8. ¿Es mejor dejarlo poco a poco o de golpe? La mayor parte de los exfumadores han conseguido dejar de fumar de golpe. Sin embargo
    antes del día en que se ha decidido dejar definitivamente el tabaco, se puede hacer una reducción progresiva. Lo importante es decidirse a dejarlo y tener claro que hay que llegar a dejarlo del todo porque no existe un consumo de tabaco que sea seguro.
  9. ¿Cambiar a cigarrillos “light” es mejor? Las personas que fuman cigarrillos “light” inhalan la bocanada del cigarrillo más fuerte, fuman más rápido y acaban fumando más o menos la misma cantidad que antes con cigarrillos normales. El fumador inconscientemente busca “su dosis” de nicotina.
  10. “¡Es el único placer que me queda!” ¿En serio crees que el único placer que puedes tener en tu vida es inhalar sustancias tóxicas cancerígenas que te van destrozando todos tus órganos? Cuando dejas de fumar, recuperas el sentido del gusto y del olfato. Esto, entre otras cosas, te da la oportunidad de disfrutar más de la comida. Aumentarás tu capacidad respiratoria y tu resistencia física, así que podrás hacer y disfrutar más del deporte. Te encontrarás más sano y ahorrarás un montón de dinero que podrás dedicar a aficiones personales diversas. ¡Son solo algunos ejemplos!

Fuente: SEMFYC (Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria)

 

Dra. Raquel Vélez Vázquez (colegiada nº 29/2909119)
Médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria
Especialista en Acupuntura Médica y Medicina Tradicional China
Máster en Acupuntura Tradicional China y Moxibustión por la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla)
Especialista en Acupuntura y Moxibustión por el Tercer Hospital de la Universidad de Ciencias Médicas de Beijing (China)