Moxibustión para corregir la presentación fetal cuando el bebé viene de nalgas


A las 28 semanas de gestación el 20% de los embarazos se presenta de nalgas. Lo más frecuente es que suceda la versión espontánea, de manera que sólamente el 3-4% llegan a término con el feto en presentación podálica.

En estos casos el parto por vía vaginal posee mayores riesgos que un parto vaginal en presentación cefálica normal. La técnica de elección que se suele emplear es la cesárea ya que, comparándola con el parto vaginal programado, reduce la mortalidad y las complicaciones graves en el recién nacido. Sin embargo, no deja de ser una intervención quirúrgica mayor que no está exenta de causar problemas de salud en la madre y en el hijo.

La presentación fetal es la parte del bebé (cabeza, pies, hombros, brazos, tronco) que aparece primero a medida que desciende por el canal del parto. Los 3 tipos fundamentales de presentación fetal son: cefálica, podálica y trasversa.

La presentación fetal es la parte del bebé (cabeza, pies, hombros, brazos, tronco) que aparece primero a medida que desciende por el canal del parto. Los 3 tipos fundamentales de presentación fetal son: cefálica, podálica y trasversa.

Debido a los riesgos que conllevan tanto el parto de nalgas como la cesárea, a lo largo de los años se han experimentado diferentes tipos de maniobras para inducir la versión cefálica del feto.

La más usada, y la mejor alternativa según la OMS por su efectividad y seguridad, es la versión cefálica externa (VCE) realizada a término, a partir de la semana 37 de gestación, en la que el ginecólogo intenta recolocar al bebé manualmente desde fuera. No obstante, no siempre funciona, como cualquier procedimiento médico tiene sus riesgos, y no todas las embarazadas son candidatas a llevarla a cabo pues hay circunstancias que desaconsejan esta práctica.

La VCE consta de 3 movimientos: uno para desplazar al feto hacia arriba, desencajándolo de la pelvis, otro de rotación y un tercero hacia abajo para colocar su cabeza en la pelvis. Antes de hacerla se comprueba de nuevo la presentación mediante ecografía. Se administra a la madre un relajante uterino y se mantiene monitorizado al bebé. Dura unos pocos minutos, a veces resulta dolorosa y no se recomiendan más de 3 intentos.

La VCE consta de 3 movimientos: uno para desplazar al feto hacia arriba, desencajándolo de la pelvis, otro de rotación y un tercero hacia abajo para colocar su cabeza en la pelvis. Antes de hacerla se comprueba de nuevo la presentación mediante ecografía. Se administra a la madre un relajante uterino y se mantiene monitorizado al bebé. Dura unos pocos minutos, a veces resulta dolorosa y no se recomiendan más de 3 intentos.

La moxibustión es la aplicación de calor mediante la combustión de la raíz prensada de una planta denominada artemisa vulgaris con fines terapéuticos, y lleva usándose en China desde la antigüedad. Una de sus indicaciones es favorecer la versión del feto cuando no se encuentra en presentación cefálica. Para ello se aplica en un punto acupuntural específico llamado Zhiyin (67V), localizado en el ángulo ungueal externo del quinto dedo del pie.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) incluye la presentación de nalgas entre las patologías, síntomas o condiciones para los que la moxibustión ha sido estudiada a través de estudios clínicos controlados.

Esta técnica actuaría estimulando las glándulas adrenales fetales y la producción de cortisol y estrógenos placentarios, prostaglandinas maternas y otras sustancias que elevarían la presión en el útero promoviendo la contracción uterina y la actividad fetal.

Moxa en diferentes presentaciones

Moxa en diferentes presentaciones

Un estudio controlado aleatorizado multicéntrico (1)  llevado a cabo en atención primaria entre abril de 2008 y diciembre de 2010, con la colaboración de matronas de diferentes centros de salud de toda Andalucía, se planteó como objetivo comparar la eficacia de la moxibustión en el punto 67V (moxibustión verdadera) con la moxibustión en un punto no específico (moxibustión falsa) y con la evolución natural (control y medidas posturales habituales) en 406 embarazadas pertenecientes a 58 centros de salud andaluces, con presentación no cefálica entre las 33 y las 35 semanas de gestación estimadas por ecografía.

En el grupo al que se aplicó moxibustión verdadera el 58.1% de las presentaciones a término estaban en cefálica, en el grupo que no fue sometido a moxibustión sino que siguió simplemente el tratamiento habitual el porcentaje fue del 44.8%, y en el grupo que recibió falsa moxibustión el porcentaje obtenido fue del 43.4%.

La probabilidad de conseguir la versión del feto asociando la moxibustión en 67V al tratamiento convencional fue un 30% mayor que con el tratamiento convencional únicamente.

Moxibustión indirecta en Zhiyin (67V)

Es el primer estudio controlado aleatorizado que compara 3 grupos (moxibustión verdadera, moxibustión falsa y tratamiento convencional) para corregir la presentación no cefálica y sus resultados confirman los de varios estudios previos, incluida una revisión sistemática reciente (2). Los resultados obtenidos en el grupo de moxibustión falsa o simulada son muy similares a los obtenidos en el grupo de tratamiento convencional, lo que demuestra el efecto específico de la moxibustión realizada sobre el punto 67V.

La conclusión que extraemos es que la moxibustión en el punto de acupuntura 67V es eficaz y segura para corregir la presentación no cefálica cuando se utiliza entre las 33 y las 35 semanas de gestación.

Es importante mantener el puro de moxa a unos 3-4 cms de la piel, moverlo en diferentes direcciones o en círculos e ir cambiando de pie para que el calor se transmita de manera constante al punto y no se produzcan quemaduras.

Teniendo en cuenta que aún son necesarios más estudios que apoyen dichos resultados y resuelvan otras cuestiones, por ejemplo en qué porcentaje puede reducir la necesidad de realizar cesáreas, la buena aceptación que tiene la moxibustión por parte de las mujeres, sus efectos clínicamente relevantes, ser una técnica no invasiva y su facilidad y comodidad (es posible aplicarla en casa por los propios padres tras un correcto entrenamiento), son razones importantes para tenerla en cuenta como opción terapéutica para la versión de los fetos en posición no cefálica.

 

Artículos relacionados:

1.  Jorge Vas, José Manuel Aranda-Regules, Manuela Modesto, et al. Using moxibustion in primary healthcare to correct non-vertex presentation: a multicentre randomised controlled trial. Acupunct Med 2013; 31:31-38)

2. Vas J, Aranda JM, Nishishinya B, et al. Correction of nonvertex presentation with moxibustion: a systematic review and metaanalysis. Am J Obstet Gynecol 2009; 201:241–59.

 

Dra. Raquel Vélez Vázquez (colegiado nº 29/2909119)
Médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria
Especialista en Acupuntura Médica y Medicina Tradicional China
Máster en Acupuntura Tradicional China y Moxibustión por la Univ. Pablo de Olavide (Sevilla)
Especialista en Acupuntura y Moxibustión por el Tercer Hospital de la Universidad de Ciencias Médicas de Beijing (China)