Ni medicina complementaria ni medicina alternativa

medicina integrativa

No nos gusta ponerle etiquetas porque medicina sólo hay una, la que alivia o cura al enfermo y se encarga de recuperar, mejorar y mantener la salud, pero si hemos de adjudicarle una sería integrativa: la que mejores resultados proporciona.

El mes pasado nos hacíamos eco en nuestra página de Facebook de las declaraciones del presidente del comité organizador del XXXV Congreso de la Asociación de Médicos Naturistas (AEMN), quien hacía referencia a la demanda cada vez mayor por parte de los pacientes de técnicas o medidas terapéuticas menos agresivas y que no sólo se basen en fármacos sintéticos.

¿Qué es la medicina integrativa?

La medicina integrativa consiste en combinar la medicina convencional con técnicas no convencionales para dar al paciente la mejor atención personalizada posible.

Como ya hemos hablado en este blog, la expansión de la medicina integrativa es imparable. Los pacientes, cada vez más informados, y los médicos, que nos damos cuenta de que hay lugares donde la medicina convencional no llega pero otra serie de medidas sí, lo reclamamos.

La visión del enfermo como la persona que es en su totalidad y la opción de combinar la medicina convencional con recursos complementarios como la acupuntura, la fitoterapia o la meditación por ejemplo, tiene muchísimas más posibilidades de éxito, tanto en el tratamiento como en la prevención de enfermedades y el mantenimiento de la salud, que el enfoque sesgado en un síntoma u órgano sin atender a todo lo demás y limitarse a prescribir medicamentos.

La alimentación y el estilo de vida son cruciales para la salud y aún no se hace suficiente hincapié en esto. La población, en general, no está lo bastante concienciada en este aspecto.

En realidad, la atención integral debería ser la única que se practicase. En EEUU, muchos países de Europa e incluso de Asia, nos llevan décadas de ventaja en esto. Hay auténticas unidades de medicina integrativa en prestigiosos hospitales de todo el mundo y no sólo para el tratamiento del cáncer como contábamos aquí.

En nuestro país hay centros públicos que hace años incorporaron la acupuntura como técnica complementaria, en las Unidades del Dolor de hospitales como el Virgen del Rocío en Sevilla, el Reina Sofía en Córdoba, el Virgen de las Nieves en Granada o en algunos centros de salud de Málaga y Sevilla, con excelentes resultados y aceptación por parte de los pacientes, pero aún faltan las decisiones políticas necesarias para incluir de manera generalizada el enfoque médico integral en los servicios públicos de salud.

Se calcula que en España casi la mitad de la población ha recurrido en algún momento a los llamados tratamientos complementarios.

¿Qué son los tratamientos complementarios?

Los tratamientos complementarios son técnicas no convencionales que se emplean junto con técnicas médicas convencionales para ofrecer al paciente una atención más completa y eficaz según sus circunstancias individuales.

Cuanto más formados estemos los médicos en estas disciplinas, mejor podremos orientar a nuestros pacientes sobre el camino más adecuado para ellos. Cuanto más sepamos sobre alimentación, fitoterapia, meditación, yoga, tai qi, qi gong, etc, más capacidad tendremos para aconsejar o desaconsejar unos u otros según el caso.

El éxito en medicina viene cuando contemplamos al paciente como persona, sin descuidar ninguna de sus facetas, atendiendo a cuerpo, mente y espíritu.

El éxito en medicina viene cuando contemplamos al paciente como persona, sin descuidar ninguna de sus facetas, atendiendo a cuerpo, mente y espíritu.

¿Qué es la medicina alternativa?

Sería sustituir los tratamientos de la medicina convencional por tratamientos no convencionales o complementarios. Con esto hay que tener muchísimo cuidado. Nosotros no estamos en absoluto de acuerdo con este término y lo que implica.

En algunos casos es posible y recomendable hacerlo, por ejemplo, la acupuntura, el yoga y la meditación pueden aliviar muchísimo ciertos cuadros de ansiedad e incluso conseguir que el paciente no necesite fármacos para controlar sus síntomas. Es una ventaja tremenda también en pacientes polimedicados con dolores crónicos y que, gracias a la acupuntura por ejemplo, logran reducir de manera considerable el consumo de analgésicos y antiinflamatorios.

En otros casos, por ejemplo cáncer, es intolerable sustituir la quimioterapia o radioterapia por cualquier tipo de técnica complementaria, sea cual sea. Aquí, las técnicas complementarias pueden ser de gran ayuda añadiéndolas al tratamiento oncológico pero jamás sustituyéndolo. Y lo mismo ocurre en numerosas enfermedades, aparte del cáncer.

En resumen, el término medicina integrativa es, a nuestro juicio, el único que tiene sentido para describir cómo debe ser una atención médica correcta. Esta ha de ver al paciente, en su totalidad, como la persona que es y ha de tener la capacidad de emplear todas las técnicas o medidas que estén a su alcance y que puedan proporcionarle beneficios, sin desestimar ninguna por el mero hecho de no conocer en qué consiste. Así que es responsabilidad nuestra como profesionales sanitarios difundir al máximo toda información referente a la salud, no sólo entre la población general sino también entre nuestros propios compañeros. Un trabajo en equipo bien hecho siempre obtendrá mejores resultados y los pacientes serán los grandes benefiaciados.

 

Dra. Raquel Vélez Vázquez (colegiado nº 29/2909119)
Médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria
Especialista en Acupuntura Médica y Medicina Tradicional China
Máster en Acupuntura Tradicional China y Moxibustión por la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla)